¿Sabes cómo conducen los daltónicos?

¿Cómo conducen los ciegos de color?

El daltonismo es una afección en la que disminuye la capacidad de percibir las diferencias entre determinados colores. Puede producirse cuando uno o varios de los pigmentos del ojo que detectan el color faltan o no funcionan correctamente. El daltonismo puede dificultar algunas tareas cotidianas, pero no tiene por qué impedirle hacer lo que le gusta, ¡incluida la conducción!

Los daltónicos conducen tan bien como cualquier otra persona.

Los daltónicos pueden conducir tan bien como cualquier otra persona. Si toman las precauciones adecuadas, deberían poder conducir de forma segura y legal.

Cuando se trata de conducir, los daltónicos no son diferentes de los que pueden ver todos los colores del arco iris: si llevas una vida cotidiana con una discapacidad, tienes que obedecer las normas de circulación igual que los demás.

Puede solicitar una licencia con ciertas restricciones y en determinados estados.

En algunos estados, una persona con deficiencia cromática puede solicitar el carné con ciertas restricciones. El permiso sólo les permitirá conducir durante el día y por carreteras despejadas. En algunos casos, también se restringe el tipo de vehículo que pueden conducir.

Si tiene problemas para ver los colores, puede que le interese adquirir un permiso de conducir profesional (ODL). Un ODL es un tipo especial de carné que permite a las personas con discapacidad visual o daltonismo seguir conduciendo al eliminar la mayoría de las restricciones que se aplicarían normalmente cuando la visión no es perfecta.

¿Cómo conducen los ciegos de color?

(Fuente)

Algunos Estados exigen requisitos diferentes a los conductores daltónicos

En Estados Unidos no existen normas federales que prohíban conducir a quienes padezcan algún tipo de deficiencia de visión cromática, pero varios estados sí exigen que los conductores sean capaces de identificar colores como el rojo y el verde. La deficiencia de visión cromática puede mermar la capacidad del conductor para detectar señales o carteles por la noche o con mal tiempo. Además, los daltónicos suelen tener dificultades para distinguir entre tonos de color similares y pueden confundir los semáforos o las señales de los pasos de peatones si entran en conflicto con las condiciones de luz ambiental.

Los conductores con algunos tipos de daltonismo pueden ver los semáforos verdes con más facilidad que los rojos.

Los conductores daltónicos pueden ver los semáforos en rojo. Solo tardan más en hacerlo.

Los conductores daltónicos pueden ver los semáforos en rojo, pero sólo si los buscan durante unos segundos más. Si tienes problemas para ver los semáforos en rojo, ya sabes que esto es cierto; ¡es bastante fácil encontrar uno verde en lugar de esperar a que aparezca el correcto delante de tus ojos!

La mayoría de las personas que no son daltónicas serán capaces de reconocer ambos colores al mismo tiempo (y muy probablemente la luz verde primero), mientras que los daltónicos podrán reconocer cualquiera de ellos siempre que lo miren el tiempo suficiente; normalmente, esto significaría esperar varios segundos más de lo que necesitaría alguien que no sufriera discapacidad visual antes de poder identificar qué luz es correctamente.

Los daltónicos deben extremar la precaución en la carretera, estando atentos y asegurándose de obedecer todas las señales de tráfico en todo momento.

Como puede ver, los daltónicos tienen mucho trabajo por hacer cuando se trata de conducir con seguridad. Para ayudarles a mantenerse seguros en la carretera, el Departamento de Transporte de EE.UU. recomienda que tengan especial cuidado al conducir y obedezcan siempre todas las señales de tráfico en todo momento.

¿Cómo conducen los ciegos de color?

(Fuente)

Los daltónicos tienen menos probabilidades de sufrir accidentes.

Los daltónicos no son necesariamente peores conductores. De hecho, tienen menos probabilidades de sufrir accidentes.

Esto se debe a que los daltónicos pueden ver perfectamente las señales de tráfico y los coches. Tampoco tienen problemas para ver a los peatones ni a las bicicletas (con algunas pequeñas excepciones).

Algunas personas con daltonismo pueden ver la mayoría de los colores con normalidad, pero tienen problemas para ver un color concreto, normalmente el rojo o el verde.

En Estados Unidos, algunas personas con daltonismo pueden ver la mayoría de los colores con normalidad, pero tienen problemas para ver un color concreto, normalmente el rojo o el verde. En otras palabras, pueden ver bien el azul y el morado, pero les cuesta distinguir entre el rojo y el verde.

Los daltónicos rojiverdes suelen confundir los naranjas con los marrones y los amarillos con los verdes. También pueden confundir los morados con los violetas o viceversa. A veces también les cuesta distinguir los rosas de los naranjas o los rosas de los rojos.

Las personas daltónicas deben aprender qué significan los colores de los semáforos antes de conducir.

Si eres daltónico y tienes carné de conducir, es importante que aprendas qué significan los colores de los semáforos. Puedes hacerlo haciendo un test en tu DMV local o pidiendo a alguien que no sea daltónico que te lo explique.

El tratamiento del daltonismo incluye gafas para daltónicos y un procedimiento denominado luz pulsada intensa.

El tratamiento del daltonismo incluye gafas para daltónicos y un procedimiento llamado luz pulsada intensa. Las gafas para daltónicos están hechas de un material especial que filtra determinados colores, lo que ayuda a la persona daltónica a ver mejor. Sin embargo, estas gafas no curan el daltonismo.

La luz pulsada intensa es otra opción de tratamiento para las personas que padecen formas más leves de daltonismo rojo-verde. Funciona utilizando láseres para estimular la retina del ojo y mejorar la visión de las personas que tienen problemas para distinguir entre rojos y verdes.

Cómo comprar gafas para daltónicos

Si está interesado en comprar gafas para daltónicos...he aquí algunas cosas que hay que tener en cuenta:

  • Asegúrate de que las gafas son cómodas. Las llevarás durante mucho tiempo, así que asegúrate de que se ajusten bien y no te aprieten o presionen la piel de forma incómoda.
  • Asegúrate de que las gafas te quedan bien. Si son demasiado grandes o pequeñas, no funcionarán igual de bien e incluso podrían caerse mientras conduces.
  • Asegúrate de que las lentes no se rayen o dañen fácilmente con la luz del sol, sobre todo si piensas utilizarlas a menudo al aire libre. Esto puede ser difícil con las lentes de plástico, pero merece la pena tenerlo en cuenta a la hora de elegir entre las de plástico y las de cristal, ya que el cristal tiende a rayarse con más facilidad que su homólogo transparente cuando se expone a los rayos UV de la luz solar con el paso del tiempo (y si no está recubierto con ningún tipo de revestimiento).
  • Piense en la frecuencia con la que va a utilizar estas gafas antes de gastar dinero en ellas; si es sólo una vez al trimestre, no gaste demasiado. También puede ser útil añadir que la asequibilidad tampoco es precisamente barata: habrá que investigar los distintos precios antes de decidir qué tipo se ajusta mejor a cada presupuesto".

Conclusión

Esta puede ser una gran transición para muchas personas daltónicas, pero es posible adaptarse y aprender a conducir con seguridad. La clave está en encontrar las herramientas que mejor se adapten a ti: las gafas adecuadas o la aplicación adecuada en tu teléfono. Y no olvides que, aunque ahora puedas ver los semáforos, sigue habiendo otros aspectos importantes de la conducción que debes conocer y seguir con atención: mantenerte dentro de tu carril, tener cuidado con los peatones, no exceder la velocidad, etc. Conduce con seguridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


es_ESSpanish